Para qué sirve el Shiatsu

Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

En un contexto eminentemente pragmático como el que vivimos en nuestra sociedad, saber la utilidad de las cosas es fundamental para que alguien se decida a invertir energía en cualquier actividad.

Cuando la gente viene por primera vez a una sesión, la gran mayoría me preguntan para qué sirve el shiatsu. Normalmente, la respuesta suele tender a enfocarse en los beneficios del mismo, aunque eso me coloque de nuevo en la realidad resultadista de la terapia. Y es que, de algún modo, todos los que nos dedicamos a ello queremos que la gente vuelva a renovar la confianza y sigan apostando por el Shiatsu como banco de trabajo psico-corporal para su día a día. Volvemos a la pregunta haciendo antes unas cuantas investigaciones:

 

 

Primeras preguntas y beneficios del shiatsu

 

¿Por qué vienes a hacerte un shiatsu?

¿Qué sabes del shiatsu que crees que te pueda ayudar?

¿Cuál es tu demanda?

¿Qué tipo de tratamientos has recibido anteriormente?

 

A partir de aquí, te explicaré que el shiatsu sirve para mucho:

  • Te conciencia sobre cómo está tu cuerpo. No sólo a nivel de tensión musculoesquelética, sinó también a nivel sistémico (nervioso, circulatorio, digestivo, respiratorio, reproductor, excretor, emocional…).
  • Te ayuda a relajar tensiones físicas, mentales y emocionales.
  • Te permite tener un espacio de autocuidado y un tiempo exclusivo para ti.
  • Te ofrece herramientas de trabajo corporal para aflojar tensiones y gestionar mejor tu cotidianidad en sus diferentes facetas físiològicas (sueño, hambre, tono vital); psicológicas (bienestar, autoconciencia, autoconocimiento); somáticas (vínculo entre la parte física que expresa tensiones, por ejemplo, derivadas del estrés); y/o mentales (patrones cognitivos relacionados con el propio cuerpo como, por ejemplo, “no sé relajarme”). 
  • Te proporciona una transición muy efectiva del sistema simpático (respuesta y activación del estrés) hacia el sistema parasimpático (relajación, nutrición y descanso) de nuestro sistema nervioso.
  • Te conecta con el vivir tu cuerpo desde el placer y el bienestar.

En suma, diríamos, a nivel general, que el Shiatsu sirve para tengas más conciencia de ti mismo, te ayuda a relajar tus tensiones, te ofrece un espacio para que te cuides, te da trucos y ejercicios para autorregularte y te permite encontrar mejor un camino hacia la relajación de tu estrés y que encuentres mayor bienestar.

 

 

Las sesiones de Shiatsu

 

En lo concreto, en las sesiones de shiatsu he podido tratar y mejorar contracturas y dolores musculares, a gente que traía una carga muy grande de estrés y a otras que presentaban mucha ansiedad y dificultades para conciliar el sueño. También en casos de lesiones y falta de sensibilidad en diferentes partes del cuerpo. A su vez, he dado soporte a procesos de transformación como duelos, cambios de trabajo, rupturas de pareja o similares que se expresaban en el cuerpo. He ofrecido ayuda en trastornos menstruales, digestivos, circulatorios, respiratorios… De vez en cuando, he complementado un trabajo psicológico de la persona a través de herramientas corporales que han permitido encontrar un nexo entre la emoción y/o el pensamiento y su manifestación somática. Y, todo esto también lo aplicamos al ámbito laboral ofreciendo sesiones de shiatsu y masaje para empresas.

 

Podría parecer que soy un vendemotos y que el shiatsu sirve para todo y todos. Y eso, claro está, es una falacia. Primeramente, porque creo en la honestidad de mis límites y sé que milagros o curaciones especiales forman parte de un terreno que desconozco. En segundo lugar, porque la herramienta es muy valiosa pero puede no serlo universalmente; es decir, hoy me puede ayudar, otro día no. ¿Y eso de qué dependerá? Pues muchas veces de la actitud de la persona, de la receptividad y proactividad o del encaje entre cliente y terapeuta. Misterios fuera de la ciencia. Eso no quiere decir que el shiatsu sea una pseudociencia ni una terapia infundada. Bajo mi experiencia el fondo filosófico, médico y práctico que he aprendido y desarrollado desde hace más de 15 años es válido.

Estimulamos puntos de acupuntura, sensibilizamos y movilizamos el cuerpo y sus sistemas a través de las manos, del contacto, de estiramientos, de facilitar técnicas de reeducación y conciencia corporal; en suma, procuramos acompañar a la persona para que se responsabilice de su salud. 

 

 

Por último, el shiatsu tiene sus límites o mejor dicho, yo, Ignasi Seró, como terapeuta de shiatsu tengo mis límites. A saber, hay espacios del acompañamiento del shiatsu que pueden ser específicos de sus virtudes y otros que se resuelven y gestionan mejor desde otras disciplinas. Sea con un quiromasaje descontracturante, sea con una sesión de rehabilitación fisioterapéutica y/o osteopática, sea a través de un proceso que atiende más a la parte psicológica y emocional (psicoterapia y otros tratamientos del ámbito sanitario).

Al final, volvemos al principio: ¿me es útil lo que trabajamos en las sesiones de shiatsu o, más concretamente, me sirve el shiatsu? Si la respuesta es afirmativa seremos coherentes con nuestro contexto y sus demandas de cumplir con unas metas. Procuraremos que las expectativas sean las mínimas para evitar frustraciones y desprestigiar el sector y que el trabajo sea honesto y de calidad. Con eso ya conseguiremos dar muchas respuestas y confirmar o desmentir (ojalá sea más lo primero) que el shiatsu me puede ayudar.

es_ESES

¿Necesitas ayuda?

Antes de escribirnos, puedes consultar nuestro apartado de Preguntas Frecuentes.

En agosto, el aula virtual funcionará en formato newsletter semanal

Si no la estás recibiendo automáticamente o quieres un video en concreto que no te ha llegado, ¡escríbenos y te daremos acceso directamente a él!