Masajes

Cualquier empresa del siglo XXI plantea a sus trabajadores beneficios indirectos a nivel de retribución salarial. Unos buscan crear ambientes relajados y fomentados en una plataforma para la distensión y la creatividad (salas chill-out, sofás, mesas de ping-pong, la PlayStation, comida sana de origen bio, etc.), otros ofrecen planes de reciclaje y formación continuada para incrementar el valor añadido del trabajador en su trayectoria profesional y, cada vez más, muchas empresas invierten en salud a través de incorporar un pequeño espacio en la oficina para tener un mini-gym o una sala polivalente para realizar clases de yoga y/o sesiones de masaje en la jornada laboral.

Hoy nos fijaremos en las ventajas y beneficios de ofrecer sesiones de masaje (shiatsu) en el lugar de trabajo.

  • Atención en la prevención de las tensiones por estrés y lesiones musculares. Cuanto más insistimos en atender las tensiones cotidianas, más herramientas de distensión ofrece la empresa para compensar dichas molestias, sean dolores de espalda debido a posturas perniciosas y repetitivas, sean niveles altos de exigencia traducidos en ansiedad y dificultades para relajarse.
  • Reeducación postural mediante dinámicas de sensibilización con los malos hábitos ergonómicos. A medida que los trabajadores reciben las sesiones de masaje, hay mayor consciencia en el origen de las cargas musculares y en cómo aprender a manejarlas más saludablemente.
  • Espacio dentro de la jornada en la que poder desconectar y ser cuidados. Lo más importante a veces es tener este mini-break en la vorágine del día a día. Cuando la empresa te ofrece este margen de relax, lo que fomenta es que se puede estar en el trabajo con mayor relajación y mejor rendimiento.
  • Incremento de la vitalidad y la positividad respecto al lugar de trabajo. La percepción de ir al trabajo se suaviza y se siente a la empresa como una figura de soporte y reconocimiento. Así, los trabajadores valoran mejor la imagen de la empresa y la percepción de que todos sus esfuerzos van más allá de un salario monetario.
  • Fomentar la empresa como un lugar de salud. A mayor amplitud de miras en lo que hace “felices” a los trabajadores, la salud ocupa el lugar preeminente que le corresponde. Sin una buena salud, la productividad no sólo se reduce, sino que se incrementa la sensación de que a la empresa sólo le interesa nuestra fuerza productiva. Si atendemos a esta parte personal, la implicación de todas las partes se vuelve más natural.
Shiatsu31
  • Fomentar la empresa como un lugar de salud. A mayor amplitud de miras en lo que hace “felices” a los trabajadores, la salud ocupa el lugar preeminente que le corresponde. Sin una buena salud, la productividad no sólo se reduce, sino que se incrementa la sensación de que a la empresa sólo le interesa nuestra fuerza productiva. Si atendemos a esta parte personal, la implicación de todas las partes se vuelve más natural.

Las sesiones en la oficina que ofrece Sincronia Yoga se basan en la técnica del Shiatsu. Son sesiones de 30 minutos de duración que se realizan con ropa y sobre un futón que garantiza la comodidad de los que reciben el tratamiento. El espacio puede ser un despacho o una sala mediana para generar este clima de aislamiento y relax.

En Sincronia Yoga buscamos cuidarnos cada día y sin distinción del lugar donde lo hacemos. Donde trabajamos y, habitualmente, pasamos tantas horas de nuestra semana puede convertirse también en un lugar de descanso y cuidados a nuestra salud.

Para más información pide tu presupuesto a medida en sincroniayoga@gmail.com

Escrito por: Ignasi Seró

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario