La importancia de cultivar la serenidad interior y la atención plena

Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

En la actualidad y en el que hacer de la vida cotidiana estamos expuestos a innumerables medios y fuentes de información que constantemente están desviando, distrayendo y dispersando nuestra atención, cuando esto sucede nuestra energía también se dispersa, pues la atención no es más que la energía mental del pensamiento focalizada en un punto en concreto.

Si constantemente nuestra atención está siendo dispersada no podemos vivir en total plenitud las actividades que estamos realizando, sea la actividad que sea, todo se queda fragmentado en porcentajes de experiencias múltiples y superficiales, por ejemplo: si estoy leyendo un libro con la televisión encendida  y a la vez estoy pendiente del móvil contestando mensajes de tanto y en tanto, mi atención está fragmentada en la televisión, el libro, el móvil y lo que pueda suceder en el entorno… por lo que ninguna de las tres actividades es vivida y experienciado de forma plena.

Está comprobado que la mente solo puede hacer una cosa con plena atención a la vez, pero su velocidad es tal que puede procesar grandes cantidades de información en microsegundos, por lo que tiene la capacidad, naturaleza y habilidad de saltar de un tema a otro indiscriminadamente y así ir resolviendo fragmentariamente las tareas que le sean requeridas… Pero cuando esto sucede, el potencial de discernimiento y experiencia disminuyen considerablemente (por eso existe la tendencia de bajar el volumen de la música cuando estamos aparcando un auto o en una situación que requiera toda nuestra atención). Si nuestra experiencia de las actividades que estamos realizando es pobre y superficial nos puede producir una sensación de vacío interior, como si no hubiésemos realizado a conciencia ninguna de las tres actividades, ni ver la televisión, ni leer (comprender) el libro, ni contestar los mensajes de forma adecuada… Y como si de una droga se tratase, ésta falta de experiencia plena y sensación de vacío nos pide aún más actividad e inputs de información para llenar el hueco interior, el pez que se muerde la cola…

Por medio de la práctica de meditación, ejercicios de asanas y la respiración consciente, podemos poco a poco ir cultivando y desarrollando la habilidad de actuar con atención plena en cada actividad que estemos realizando, así como mantener esta atención durante periodos más largos sin dejarnos atrapar o distraer por otros factores que puedan reclamar nuestra atención.

Si esta habilidad de actuar con plena consciencia se va fortaleciendo la serenidad interior va aumentando de forma simultánea y por la misma inercia del pez que se muerde la cola, pero a la inversa, la atención plena favorece la serenidad y la serenidad permite que se desarrolle más atención y conciencia en las actividades, lo que se traduce en una vida más rica en experiencia, con menos estrés, mayor claridad y poder de discernimiento, cuando la mente se encuentra serena es más fácil dar soluciones prácticas y claras a los retos que nos presente la vida, lo cual inevitablemente se traducirá también en un estado anímico más ecuánime y estable… y no olvidemos que la salud en general se encuentra íntimamente relacionada con las emociones.

No es de extrañar que en la hipermediática sociedad actual en que vivimos exista cada vez más interés por recurrir a estas prácticas milenarias como son la meditación, los ejercicios de asanas y la respiración consciente, (entre otros) para poder contrarrestar y equilibrar este exceso de información al que estamos expuestos.

Una buena práctica que siga correctamente las pautas que proponen estas técnicas milenarias para promover la atención plena nos irá conduciendo paulatina, pero seguramente, hacia ese estado de yoga, en donde podremos encontrar la armonía y el equilibrio entre nuestra dimensión humana y nuestra dimensión espiritual.

Escrito por: Késhava
http://www.gradilla.net/

es_ESES

¿Necesitas ayuda?

Antes de escribirnos, puedes consultar nuestro apartado de Preguntas Frecuentes.

En agosto, el aula virtual funcionará en formato newsletter semanal

Si no la estás recibiendo automáticamente o quieres un video en concreto que no te ha llegado, ¡escríbenos y te daremos acceso directamente a él!