SilviaG

Yin Yoga

¿Qué es el Yin Yoga?

El fenómeno del Yin Yoga es muy actual, surgió en Estados Unidos como práctica estática y de descanso en contraposición de las prácticas muy Yang, dinámicas o activas de otros estilos de yoga más intensos. Combina la tradición del yoga físico (posturas en estático y respiración consciente) con el conocimiento de la teoría de los elementos y meridianos de la medicina tradicional china, aportando una visión energética de cada postura.

A diferencia de la práctica de Hatha Yoga tradicional, donde se trabaja la musculatura, en Yin Yoga trabajaremos principalmente las fascias (el llamado tejido conectivo: envolturas de los músculos, tendones y ligamentos) y las articulaciones en las posturas, mediante el estiramiento. Es un trabajo más interno, no muscular. Con la edad se va perdiendo el rango de movimiento de las articulaciones de nuestro cuerpo. La fascia pierde agua, se seca y eso provoca que perdamos flexibilidad y posibilidad de movimiento. Gracias al enfoque Yin crearemos un espacio nuevo en nuestro cuerpo donde la fascia se encuentre con su rigidez, la deshaga y se continúe estirando.

Trabajaremos la consciencia y las sensaciones, tanto externas como internas. Para ello nos gusta recordar durante las clases:

 

Sentir, Soltar y Sonreír

Sentir la postura con todas sus sensaciones agradables y desagradables, soltar las posibles molestias aflojando toda la musculatura y permitiendo que la postura actúe, sonreír hacia nuestro cuerpo, postura, respiración y estado en este momento.

El Yin Yoga es una práctica para soltar la resistencia física, mental y sobre todo emocional. Nuestro cuerpo actúa somatizando emociones, actitudes y pensamientos hacia enfermedades o dolencias, tanto en las articulaciones, órganos cómo en los tejidos más internos, acumulando tensiones de todo tipo. En medicina china se consideran las emociones como una de las principales influencias en la salud y en la enfermedad.

El viento y la ira dañan particularmente el hígado, el calor y la alegría el corazón, la humedad y la preocupación el bazo, la sequedad y la tristeza el pulmón, y el frío y el miedo el riñón.

Es importante recuperar el equilibrio físico, mental y emocional. La práctica de yin aporta ligereza en los tres aspectos. Mediante la capacidad de observación y de aceptación nos permitirá liberar tensión profunda.

Dirigido a personas con cierta práctica regular de yoga (o física en general) que quieran complementar sus clases (más yang) con una práctica más pausada, centrada en el estiramiento profundo de las fascias mediante la inacción muscular.

Beneficios del Yin Yoga

  • Estiramiento físico profundo.
  • Activa la circulación sanguínea y linfática mediante la compresión y el estiramiento de los tejidos.
  • Rehidrata los tejidos y aporta más ligereza a las articulaciones.
  • La práctica pausada nos invita a rebajar los niveles de ansiedad y estrés.
  • Despierta el sistema nervioso parasimpático, activando nuestra respuesta de relajación profunda.
  • Libera bloqueos emocionales encerrados en nuestro cuerpo.
  • Permite tomar conciencia de nuestro estado sin máscaras.
  • Aporta serenidad.
  • Disminuye el cansancio físico y mental.
  • Favorece un sueño reparador.

Profesoras

Silvia Gallego
Irina
Irina Albanell