Chakras

Taller de Asanas y Chakras

El cuerpo físico puede ser entendido como una reserva de energía. Según los físicos cuánticos, lo que percibimos como materia sólida es en realidad 99.99% de espacio vacío lleno de energía. Según la ciencia occidental hay dos sistemas eléctricos primarios en el cuerpo físico. El primero es la alternancia eléctrica: corriente del sistema nervioso y del cerebro que gobierna nuestros músculos, hormonas y sensaciones físicas; El segundo es una radiación electromagnética continua de nuestros átomos que permite un intercambio de energía entre nosotros y nuestro entorno. Por lo tanto podemos decir que hay un cuerpo energético que tiene una relación directa con la salud y el bienestar del cuerpo físico.

 

El sistema Chakra se originó en la India hace más de cuatro mil años. Los chakras fueron referidos en la literatura antigua de los Vedas, los Upanishads posteriores, los Yoga Sutras de Patanjali y más a fondo en el siglo XVI en un texto llamado Sat-Chakra-Nirupana. En la década de 1920, los Chakras fueron traídos a Occidente por Arthur Avlon con su libro, «El poder de la serpiente».

 

La palabra «Chakras» se deriva del sánscrito: Chakra, que significa «rueda» o círculo. Se refiere a una giroesfera de actividad bioenergética. Se consideran como centros de energía o Prana, qi (chino); ki (japonés), bios (griego) y éter (inglés). La función de los Chakras es girar y atraer esta energía para mantener la salud espiritual, mental, emocional y física del cuerpo.  La energía pasa a través de los Chakras en constante dinamismo fluyendo por los canales energéticos llamados Nadis. Según el Hatha Yoga Pradipika, en el cuerpo tenemos 72.000 de estos nadis.

 

Existen tres nadis principales: Ida, Pingala y Shushuma nadi . Este últimos está ubicado en lo que corresponde a la columna vertebral y conecta el sacro con el cráneo. Es el nervio sutil central de todo nuestro sistema. Todos los demás nadis se  originan en Sushuma, saliendo de Mulhadara chakra, el primero de los Chakras.

 

Ida es por donde fluye apana, manifestación negativa del prana. Es una fuerza relacionada con la luna, que fluye hacia abajo. Está conectado con la fosa nasal izquierda, con el lado izquierdo del cuerpo y el hemisferio derecho del cerebro. Es una fuerza con cualidades femeninas.  Representa la fuerza mental (manas shakti) y ejerce su influencia en el lado izquierdo del cuerpo físico. Incide sobre el sistema nervioso parasimpático, que regula los procesos internos del organismo, y actúa como relajante muscular, disminuyendo la temperatura corporal.

 

Pingala tiene cualidades masculinas, se relaciona con el sol y es una polaridad positiva, que fluye hacia arriba. Se relaciona con la parte derecha del cuerpo, la fosa nasal derecha y el hemisferio izquierdo del cerebro. Tiene la facultad de generar calor, mientras que Ida baja la temperatura. Representa la fuerza vital (prana shakti) e influencia el lado derecho del cuerpo. Ejerce un papel de acelerador y es energizante. Está asociado al sistema nervioso simpático y prepara al organismo para la acción en el mundo exterior. En el cuerpo físico activa el ritmo cardíaco, aumenta la tensión muscular y la temperatura corporal.

 

Los puntos de la columna donde Ida, Pingal y Sushuma se encuentran dan origen a los Chakras principales;  Shushuma canal principal, e Ida y Pingala, cruzándose por él dibujando una forma de serpiente.

 

Cada Chakra  de estos principales es a menudo asociado con un determinado color, también están asociados a múltiples funciones fisiológicas, un aspecto de la conciencia, un elemento clásico y otras características distintivas. Se visualizan como lotos / flores con un número diferente de pétalos en cada Chakra. Hay pues siete (6+1) Chakras principales en el cuerpo:  Muladhara o «Soporte de raíz» en la base de la columna vertebral con cuatro pétalos;  el Swadhisthana o «Morada propia» en la raíz de los genitales con seis; el Manipura o «Plenitud de las joyas» en el nivel del ombligo con diez  pétalos;  la Anahata o «Melodía no golpeada» en el centro del corazón; el Vishuddha o «Pureza completa» en la garganta con dieciséis; y finalmente el Ajna o «comando del gurú» en la frente con dos pétalos. El centro de la corona, el Sahasrara-padma o mil pétalos Lotus, ubicado en la parte superior de la cabeza, técnicamente hablando no es un Chakra en absoluto, pero la suma de todos los Chakras.

 

Los Chakras nos permiten comprender la relación entre nuestra conciencia y nuestro cuerpo, y así ver el cuerpo como un mapa de nuestra conciencia. Nos da una mayor compresión de nosotros mismos. Cuando sentimos alguna molestia o tensión en una parte determinada del cuerpo, ese efecto es experimentado por el Chakra que corresponde a esa parte. La tensión en ese Chakra particular es detectado por los nervios de esa región de Chakra. Esta tensión, cuando permanece por un largo período de el tiempo en un nivel de intensidad constante, deriva en algún tipo de síntoma que es la manifestación de la enfermedad a nivel físico.

 

Los Chakras además están vinculados con las glándulas responsables de crear el hormonas, las posiciones de los Chakras corresponden a las posiciones de las glándulas en el sistema endocrino y tienen un efecto en su funcionamiento. Los enlaces entre los Chakras y las glándulas enfatiza la naturaleza holística de la salud y demuestra que es necesario mantener un equilibrio en sus actividades emocionales, mentales y físicas.

 

Teniendo en cuenta esto, este taller está enfocado en trabajar las asanas desde el punto de vista de los 7 Chakras principales del cuerpo. Enfocar la práctica de forma que podamos estimular desde el Mulhadhara Chakra hasta Sahasrara Chakra, despertando la conciencia de la parte del cuerpo donde corresponden con su correspondiente mejora en el flujo de energía. Todo ello con el «objetivo» final de sentarnos en meditación con el canal central (sushumna nadi) lo mas limpio y desbloqueado posible. Durante la práctica misma de las asanas también se explicarán las características principales de cada uno de los chakras.

25€
Alumn@s domiciliad@s 15€

05 de octubre
de 17:00h a 19:30h

Profesor

Ferran Calvó